Durante la cirugía plástica este procedimiento es estético y dentro de nuestro país Panamá este procedimiento es muy pedido.

También conocida como mamoplastía de reducción, es un procedimiento para remover el exceso de tejido mamario, piel y grasa en los senos, para obtener un tamaño en proporción con el cuerpo de la paciente, aliviando las molestias de espalda asociadas con el sobrepeso de los senos. La posición de la areola y su tamaño también son restaurados

Procedimiento quirúrgico

Este es un procedimiento que requiere de cicatrices que son necesarias para organizar la piel que resulta sobrando al retirar la glándula. Tendrá una cicatriz en forma de T invertida en la cual la porción horizontal queda escondida a nivel del surco submamario y la vertical en el polo inferior, o en forma de Lo periareolar según la técnica elegida por su cirujano.

Duración

La intervención suele durar entre 2 y 4 horas dependiendo de la técnica elegida y el tamaño de las mamas.

Anestesia

La intervención se suele realizar con anestesia general acompañada de anestesia local. Las reducciones de menor tamaño pueden realizarse bajo sedación intravenosa sin necesidad de anestesia general.

Necesidad de hospitalización

Dependiendo del tamaño de las mamas, el tipo de anestesia seleccionado, y la duración de la intervención quirúrgica, los pacientes podrán ser dados de alta el mismo día de la intervención o tener que pasar la noche en el hospital.

Posibles efectos secundarios

Hinchazón prolongada en el tiempo y retardo en la cicatrización.

Riesgos

Riesgos asociados con la reducción de mamas incluyen: cicatrices anti-estéticas, pérdida de sensación en los pezones, pérdida de la capacidad para dar lactancia, pérdida de tejido del pezón y/o la mama, forma no satisfactoria, o la no consecución de los objetivos estéticos.

Recuperación

Normalmente, se necesitan dos semanas para la recuperación. La mayoría de los pacientes recuperan su ritmo normal en dicho periodo de tiempo. Se recomienda no realizar actividades físicas exigentes/extenuantes hasta pasadas entre tres y seis semanas posteriores a la operación.

Resultados

La mayoría de las pacientes que se someten a una mamoplastía de reducción quedan satisfechas con el tamaño y la forma de sus mamas y están encantadas con la mejora y reducción de los síntomas de dolor y malestar que experimentaron debido al excesivo peso de sus mamas. La reducción de mama hace que las actividades físicas sean más sencillas de realizar y los pacientes disfrutan de su nueva apariencia, así como de la capacidad de llevar ropa que antes de la intervención no se podían permitir.