Procedimiento quirúrgico

También conocida como mastopexia, es una técnica que eleva los senos removiendo el exceso de piel y reajustando los tejidos para lograr firmeza, forma y mejorar el contorno de la mama. Algunas veces la areola se encuentra aumentada de tamaño y este procedimiento también restaura su tamaño natural y su posición en un punto más alto. La pexia mamaria puede ser combinada con inserción de implantes mamarios, si la paciente desea un mayor tamaño del seno como resultado final, además del levantamiento.

Se pueden usar múltiples técnicas quirúrgicas cuya elección dependerá de la calidad de la piel, el volumen del parénquima del seno y el tamaño y posición de la areola. Si la piel es muy flácida, con estrías, significa que ha perdido su capacidad elástica por lo cual requerirá de cicatrices de mayor tamaño. Si la glándula se encuentra muy atróficas, es decir, con un tamaño muy reducido posterior a la lactancia o pérdidas de peso. En estos casos, es difícil darle volumen a la glándula mamaria sin el uso de una prótesis. En cuanto a la areola puede ser igualmente flácida por lo cual las cicatrices resultantes pueden ensancharse fácilmente.

En términos generales, en el levantamiento de seno las cicatrices se ubicarán alrededor de la areola (periareolar) para poder reubicar la posición de esta. Dependiendo de la flacidez de la piel las cicatrices en el polo inferior serán verticales o en forma de T invertida para compensar el exceso de piel.

Duración

Aproximadamente dos a tres horas.

Anestesia

Se administra anestesia general para dormir completamente al paciente. Este procedimiento también puede realizarse con sedación vía intravenosa y anestesia local.

Necesidad de hospitalización

Puede ser necesario o no, depende de la salud del paciente y de la preferencia del cirujano. Posibles efectos secundarios Aparición de moretones, tumefacción, malestar leve, entumecimiento y sequedad o sensibilidad de la piel.

Riesgos

Es posible que se formen cicatrices poco favorables (patológicas) como queloides. Otros riesgos son: pérdida de piel, infección, asimetría en la posición final de los pezones, y la posibilidad de pérdida permanente de la sensibilidad en los pezones y/o las mamas.

Recuperación

El paciente puede regresar al trabajo en una semana o más y podrá retomar las actividades que requieran un mayor esfuerzo en un mes. Las cicatrices tardarán varios meses o incluso un año en madurar.

Resultados

Los resultados varían de un paciente a otro. Otros factores que podrán influir en los resultados son: gravedad, embarazo, edad y los cambios de peso, que podrían provocar flacidez en la piel. Los resultados podrán durar más o tener mejores resultados si se insertan prótesis como parte del procedimiento para añadir apoyo al tejido mamario recién colocado.