Procedimiento

El aumento mamario se refiere a utilizar implantes para aumentar el volumen de los senos o restaurar el volumen que ha disminuido debido a pérdida de peso o los embarazos. Es también llamada mamoplastía de aumento. Esta técnica es utilizada para incrementar el volumen y proyección del seno; y mejorar el balance de la figura, muchas veces, mejorando también la autoestima de las pacientes

Procedimiento quirúrgico

Las prótesis mamarias se pueden poner por abordaje periareolar, es decir, por el borde inferior de la areola; por incisión inframamaria en la cual se ubica la incisión en el pliegue inferior del seno y, por último, la vía axilar, en la cual se ingresa la prótesis por el pliegue de la axila. Está descrito el abordaje periumbilical pero requiere de protesis inflables en solución salina. En cuanto al espacio en donde se ubicará la prótesis puede ser retropectoral (o submuscular) osea detrás del músculo pectoral; o retrofascial que coloca la prótesis detrás de la glándula pero por debajo del envoltorio del músculo llamado fascia.

Duración

Este procedimiento dura aproximadamente dos horas.

Anestesia

Se administra una anestesia general para dormir completamente al paciente. También puede emplearse una sedación vía intravenosa combinada con anestesia local.

Necesidad de hospitalización

Dependiendo de las preferencias del cirujano, se puede hacer tanto con ingreso hospitalario como de forma ambulatoria.

Posibles efectos secundarios

Malestar temporal y leve, tumefacción leve o moderada, cambio en la sensibilidad del pezón (aumentada o disminuída) y aparición de moretones temporales. Los pechos pueden estar susceptibles a la estimulación durante algunas semanas.

Riesgos

Podría ser necesario extraer y/o reemplazar las prótesis en caso de que surgiera alguno de estos problemas: pérdida de volumen, ruptura del implante, formación de cicatriz alrededor del implante (contractura capsular) que podría causar que el pecho esté tirante o duro, sangrado y/o infección. Otros riesgos posibles son un aumento o descenso de la sensibilidad de los pezones o las mamas, que en ocasiones podría ser permanente.

Recuperación

El paciente podrá volver a trabajar en tan sólo unos días. Deberá evitarse cualquier contacto físico con los pechos (exceptuando el sujetador) durante aproximadamente tres o cuatro semanas. Las cicatrices madurarán y se alisarán en un plazo de tres meses a dos años después de la operación, dependiendo de la recuperación particular de cada individuo.

Resultados

Los resultados variarán de un paciente a otro. Sin embargo, el efecto global es un realce de las mamas que conlleva una mejora en el aspecto.